Tips para enfrentar la cuarentena

Cuidado de padres y madres: Recomendaciones para interacciones y contención de niños en un periodo de estrés

La pandemia ha causado un gran impacto en diferentes aspectos de la vida familiar, como la educación de los menores, donde los padres han tenido que compatibilizar ser los principales, y muchas veces primeros, educadores de sus hijos con sus labores desde la casa.

Estos hechos pueden producir una gran tensión sobre las personas. Por lo mismo, el programa HIPPY, entregó una serie de recomendaciones que pueden servir para las interacciones y contención que necesitan los niños en un periodo de tanto estrés, considerando que cada individuo o familia es un universo único, no existen recetas genéricas para sobrellevar este proceso. 

El programa busca entregar herramientas a madres, padres y tutores de menores para que sean los primeros educadores de sus hijos e impulsar una formación integral donde las familias estén empoderadas. 

Dentro de las cambios producidos por la pandemia en las familias destacan dos puntos importantes: 

  • Roles: La crisis sanitaria modificó las rutinas, cambió el día a día y la forma de funcionar de las familias. Los roles de cada uno son los mismos, sin embargo, se deben desarrollar desde el hogar.
  • Expectativas: La pandemia ha mostrado que no se puede responder al entorno y a los roles como antes. Las exigencias y prioridades cambiaron y obligaron a recalcular a qué y cómo actuar, qué priorizar y qué se está transmitiendo a los niños como importante.

El tutor se debe cuidar, para cuidar a los niños

Los cuidadores deben estar regulados para apoyar a los niños, cuyo cerebro todavía esta madurando e integrando las emociones y la cognición. En este proceso afectan influencias positivas y negativas.

Por lo mismo, es fundamental que los padres se cuiden, pues deben estar bien para que los menores lo estén. Ellos tienen la función de amortiguar el impacto que puede producir el estrés de los adultos en los niños.

Tipos de interacciones favorables

  • Reciprocidad: A partir de las señales que envían los menores, los tutores pueden establecer interacciones de ida y vuelta a través de las conversaciones.
  • Nombrar: En los intercambios con los niños se le puede poner nombre a lo que ellos están apuntando. Por ejemplo, si están coloreando con su hijo y le pasa un lápiz azul, preguntarle ¿Quieres que pinte la nube de color azul?
  • Interacción emocional: Es esencial para el desarrollo socioemocional de los menores enseñarles a reconocer sus sentimientos y ponerles nombres. Conversar con ellos sobre por qué se sienten así y qué podemos hacer con eso.

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos